Poesía
 Fecha:30/11/2017

ORÁCULO PARA DOS PECADORES
(Poemas de amor / Desamor y otras masturbaciones)
Por Humberto Quino Márquez, con los grabados de Diego Morales

Humberto Quino y Diego Morales
| Humberto Quino y Diego Morales
DE LOS MUCHOS MODOS DE BRINCAR DESCALZOS
 
En una época en que el ruido y la fosforescencia de los objetos son vendidos como arte, Diego Morales y Humberto Quino, miran la vida como una suculenta hogaza de pan, que en su centro esconde el gusano de lo efímero. Dos visiones que enmarcan los sonidos y las figuras del caos: la levadura de eros y la perpetua presencia de tanatos. La voluntad de crear, re-crear con dos lenguajes distintos el espacio  donde el deseo, el asombro, la rabia, la sátira, el humor, son irrigados por la imaginación y la sensibilidad de los elegidos.
¡He aquí la olla de este encuentro!
LOS EDITORES
 
 
MUSICA DEL CUERPO
OVÍSIMO TRATADO TEÓRICO PRÁCTICO
 
EL AMOR Y SUS DESVARIOS
 
Para iluminar este oscuro paraje, donde reinan los sentidos, esos corpúsculos materiales hechos de luz y de deseo, hay que hender las palabras, sabiendo, como se sabe, que el poema no sustituirá al cuerpo ausente, a esa epifanía de la carne que traza  el pathos erótico. Si el deseo puede ser saciado, el amor se niega para afirmarse en su perpetuidad.
Ab imo pectore
Ab ovo
 
h. q. Otoño, París, 2015.
 
 
 
AVISO
 
Cansado ya
De ser  un gallo de pelea
Decidí convertirme
En el Arcángel Gabriel
Ahora que el matriarcado
Es la nueva voz.
 
 
 
 
 
 
 
UN SANTO DE TU DEVOCIÓN
 
Aún espero la noche
Con una marca de sangre en la frente
Y cuando la hora más ardiente llegue hasta mi nuca
Y aún cuando yo muerto entre la ratas
Alabo tu hermosura
Para que me ilumine tu belleza
En este juego de amar y morir
En la nada.
 
 
 
 
 RETRATO CON NÍNFULA
 
La ciudad es un lago
Donde dos aves graznan
Su deseo de adiós
Y el amor llórase a sí mismo
En el resplandor de la ternura
En el vello / En la penumbra
En esa manera de estar solos
Polvo sobre polvo
Sin aurora / Sin ocaso
Enterrados en nuestra carne.
 
 
 
 
ROGAD POR SU ALMA
 
Amo / Señor
La casa donde mora el pecado
Las muchachas que huelen a sándalo
Y los lechos de reposo
Donde deletreo tu gloria.
 
 
 
 
Y VAN A DECIR QUE AMO
 
Escribo contra el espanto y sus garras
La soledad es esa melodía rota en la sangre
Ese colmillo que desgarra la carne
Y el amor es esa saliva común
Esa lengua de perro
Besando en la sombra
Las moscas de tu sexo.
 
 
 
 
CANTAR DEL NO VIDENTE
 
Cuando nuestro lecho era esta llanura
El aguafiestas / El viejo libertino
Hurgaba tu hambriento amor
Glorioso de senos y muslos
El nudo donde mueren dos cuerpos.
 
Cuando nuestro lecho era esta llanura
Venía del Este / Malhumorado
Estéril de otra vida y otros amores
Envejeciendo con poemas y latines
¡Oh gracia orgasmo desciende sobre mí!
 
 
 
 
OPUS PARA LA NOCHE SIN RETORNO
 
Solo
Quebrado por el tronco
Escribo el Amor / Deseada
Para que desde tu oculta sombra
Escuche el misterio de tu llanto.
¿Cuándo mi funeral y su verde cabellera?
¿Cuándo me desvaneceré como un animal feroz?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A LA ALTURA DE TUS LABIOS
 
Mi mujer cava una fosa
Y tiene la forma de una boca roja.
Mi mujer cava una fosa
Muda y flaca y oscura.
Bebemos la leche de la noche
Es la sed del ahorcado
Su reloj de tristeza
Su vaso de vino con migaja
Su incinerado amor
Por eso escribo / Amada serpiente.
 
 
 
 POEMA PARA UNA MUCHACHA DORMIDA
 
Recostada serpiente
Anfibia y plácida
Somos dos en el aceite
De la lascivia
Bebiendo este fuego fatuo
En el lecho donde tu cuerpo aletea
Cual mariposa negra
Entre el abismo y el cielo
Y yo desollado y gris
Bendigo a la maldita /Maldita.
 
 
 
 
YACE AQUÍ LA DESNUDA QUE AMOR FUE
 
Ahora que la ciudad arde
De las cenizas nazco
Para contemplar esa herida que amor fue
Para contemplar esa hierba que amor fue.
 
Y devoro insectos y mujeres
En esta choza de gusanos.
 
 
 
 
CUANDO LLEGA LA NOCHE
 
El viejo ajusta su piel
Hiriente / Áspero
A su pesar / La mujer está allí
Cual urraca triste
Esperando el Apocalipsis.
¿Es su plumaje el que despedaza la mirada?
¿Esconden sus uñas el olvidado goce?
¿Es una máscara el placer que anuncia?
Hija de mi sepultura
Voy hacia ti.
 
 
 
 
 
¿A QUÉ HORA SE AMA?
 
El alba anuncia
El hálito vulnerable
De ese hueco que hay en tu corazón.
 
La flora terrenal
Anuncia la espesura de tu piel,
Y la cavidad de tu deseo.
 
Mientras yo agonizo
Mar adentro
En tus bellos muslos.
gracia-orgasmo / Desciende sobre mí.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LA DESNUDEZ EMPIEZA EN TU CABELLERA
 
Pienso en tu cuerpo mojado por la lluvia
En las algas de tus piernas
Lámparas bellísimas.
He aquí la reducida eternidad
Los perdidos cantos.
Ignoro el arado del destino.
Acaso sea bello
Este fuego que me condena.
 
 
 
 
 
EN LA PIEL DEL SIERVO
                                        
 
Alguien piensa en mí
Cada vez que despierto
Como un mamífero huraño.
Y junto las manos
Sobre las letras
De estos breves días.
Todo me hiere
Y de mi cuerpo
Brotan llamas y maldiciones:
Condenado a comer
Sólo los frutos de la carne.
 
 
 
 
Oráculo para dos Pecadores es  una obra de colección, cuenta con 50 reproducciones del poeta Humberto Quino y el artista Diego Morales. Puede adquirirse comunicándose al teléfono 75299658.
Bolivia.
 
 
 
 
 
 
 
Audio Nota: 
COMENTARIOS



Ingresar un email no es obligatorio, pero si dejas tu e-mail se
te notificará cada vez que alguien más comente este texto.
 
CAPTCHA Image

[Otra Imagen]