Cine
 Fecha:23/12/2010

Niels Boel y las Voces de Bolivia
Entrevista con el director danés
Por Ada Zapata

Niels Boel |
Niels Boel

Niels Boel cineasta de origen danés se encuentra en La Paz dictando un taller, y presentó además "Voces De Bolivia", documental filmado en el pueblo de Azurduy, en Chuquisaca.

Aprovechando se presencia conversamos con él acerca de su experiencia en Bolivia, la percepción que tiene como cineasta y extranjero, la realidad social boliviana y otros temas siempre girando alrededor de "Voces de Bolivia", o de "Migrantes", sus dos producciones realizadas en el país.

AZ: ¿Por qué filmar Azurduy?
Son las casualidades, las decisiones del cineasta de documentales. Se dice que el cineasta de películas de ficción trabaja por necesidad interior, como el artista que tiene que expresarse, resulta igual, el documentalista tiene una necesidad de expresarse, pero la temática, los personajes que escoge retratar, los asuntos abordados muchas veces son más bien frutos de la casualidad. En este caso en particular, yo me enteré de este lugar alejado de los centros urbanos de Bolivia, y me fascinó lo que me contaban, lugar que al final no debe ser muy distinto de otros lugares de Bolivia; pero  como tenía el contacto, aproveche para venir y conocer  Azurduy. Primero con un fotógrafo hicimos un reportaje  más bien periodístico, y después pude volver con un equipo, con una cámara de 16 milímetros, y también con el financiamiento  de la  película, de cine de verdad.
Mi motor era la fascinación por lo que me contaron de las montañas, que la gente tiene que ir al pueblo a caballo o en burro.  En mi país tenemos una montaña que se llama Montaña del Cielo que tiene 175 metros, las primeras películas que he visto en mi vida eran las de western. Esa  idea de las montañas me fascinó, yo como danés de un país más llano, muy bajo. También, por supuesto, la diversidad cultural es la razón por la cual he vuelto a hacer aquí otra película que es Los Migrantes, esa es mi experiencia de hacer cine en este país.

Niel BoelAZ: Algunos documentalistas prefieren no profundizar en el escudriñamiento previo del tema. Háblanos del proceso de investigación para el documental, entre una mirada  tal vez más desprejuiciada  o intuitiva y a la vez, la necesidad de informarte previamente sobre el mundo de Azurduy?
Es cierto que se puede decir que la fuerza del periodista a veces es su ignorancia, porque viene con todas las preguntas ingenuas de los lectores que tampoco saben del tema. Se ve que algunas  veces que el documentalista tiene tanta información que no logra comunicar a un gran público que más bien necesita una introducción un poco pedagógica. Pero para mí, justamente porque soy periodista, la película documental se distingue de esto… Yo hago una distinción entre mi trabajo periodístico y mi trabajo de documentalista, pero como periodista también trato de responder a todas las preguntas que tengo por ingenuas que sean. En Voces de Bolivia escogí como personaje principal una niña que nos relata sus impresiones de pueblo, y es cierto que la razón por la cual escogí una niña de esa edad es que ella, igual que yo, tiene una visión un poco ingenua. Ella también está descubriendo el mundo a su manera. Ahí si podemos decir que hay un paralelismo, como documentalista quería conocer el lugar. Tampoco estoy buscando hechos concretos, cifras como un periodista… como documentalista busco más bien la pregunta, entonces tengo que acercarme de manera más sensual con el lugar. Yo mismo fui a caballo, en burro por ese lugar, luchando con el sudor, con el calor, con la altura a la que no estaba acostumbrado, así podía transmitir esa experiencia. Claro, mi ignorancia como periodista puede ser una fuerza inicial, pero justamente después, como documentalista, todavía  quiero ir más en profundidad. Esa es la distinción con la película documental clásica  de entretenimiento, superficial;  uno tiene la ambición de ir más allá, y por lo menos de ofrecer una mirada, por limitada que sea, de otra realidad. No se hace periodismo de paracaidista, uno está ahí en esa realidad terrena haciendo preguntas.

He venido  primero tres veces, hablando con la gente, tratando de entender su experiencia. Eso también es   lo singular de mi experiencia, que yo vengo de otro universo, de esa forma puede ser interesante para ustedes ver como yo, como extranjero, vengo y hago mi acercamiento, y ofrezco mi mirada por sesgada que sea. Porque siempre es interesante ver el sí mismo en un espejo o en los ojos del otro.

AZ: ¿Alguna vez te preguntaste si como extranjero existía  el riesgo de exotizar el mundo al cual estabas accediendo? ¿Cómo lidiar con esta mirada asombrada, y el riesgo de vender una imagen surrealista a tu propio mundo?
Siempre se hacen las películas que se llaman de road movie donde la mitad del éxito de la película son los paisajes, o sea películas como se hizo en el Diario del Che, que son interesantes; pero más bien mi inspiración era Tierra sin Pan de Buñuel. El decía, en su memoria, que cada vez que veía un paisaje lindo, el obligaba a su camarógrafo poner la cámara del otro lado para no dejarse seducir por la belleza, para mostrar más bien la rudeza del paisaje, lo duro de la vida, la aridez del lugar. Es muy  difícil, en Bolivia, no ser seducido por los paisajes y por los personajes, (nosotros vinimos con cámara de 16 milímetros para de mejor forma traducir  la belleza de la gente, con caras esculpidas como una roca, que tenían una presencia muy digna y con mucho pudor) después entendí que había cierto miedo, porque ellos sienten que han sido explotados para el entretenimiento de afuera.

Entonces lo que quería transmitir, mi ambición era, por una parte, evitar romantizar la pobreza. La pobreza es un hecho, y aunque uno tenga toda la diversidad, uno necesita tener acceso a un cierto bienestar mínimo, y mejor  de cierto nivel; pero lo que quería mostrar también,  era que no eran victimas tampoco, que tienen dignidad. Quería escoger una forma donde la gente se dirige directamente a la cámara. Imagínense una persona que tal vez nunca ha visto una cámara, cómo va a reaccionar; pero al final fue una experiencia positiva porque lo hicieron  con mucha comodidad y tranquilidad, se expresaron  frente a la cámara de manera sucinta. Es una vida dura, hay mucha discriminación, explotación, pero también en mi película  se ve un poco los cambios que se han dado, se anuncian un poco, lo que quise tal vez en ese mensaje político que tiene la película, se ve que hay una conciencia que se está despertando, del inicio de un proceso de cambio que ahora está viviendo el país.

AZ: ¿En Voces de Bolivia hay algo de preparada ficción o puestas en escena  como la niña que narra el mundo de Azurduy?
Es cierto como documentalista podría ser  un sacrilegio, sin embargo yo he escuchado a la niña, luego he escrito tal como se expresaba, y después le he pedido que vuelva a decir algunas palabras que eran suyas, por ejemplo decía “la gente del campo ha sido floja después de la reforma agraria” (…) Yo quería  transmitir que había mucha distancia, entre la gente que vivía en el pueblo y la gente que vivía en las montañas, pero tampoco es una película política, con mensaje,  solo quería mostrar la realidad, en ese momento, de dos mundos bien distintos, que la distancia, entre el pueblo y Dinamarca, podía ser  menor que entre, el pueblo y la gente que vivía algunos kilómetros perdida en las montañas, con miramientos básicos para su supervivencia.

MR: Mencionaste a Buñuel en  Tierra Sin Pan. ¿Es Bolivia una tierra sin pan?
Bolivia es un país sumamente rico, más que todo, por su riqueza cultural, con 36 lenguas  y tantas culturas distintas. En el mundo que vivimos ahora, es la más grande riqueza que puede tener un pueblo, porque 36 culturas son 36 maneras de conocer el amor, la narración, la curación, entonces es una riqueza tremenda. Vemos que 80 por ciento de los productos farmacéuticos son bases de plantas de la amazonia. Ustedes tienen acceso a un  gran conocimiento ancestral, tienen también recursos naturales, tienen un país  sumamente grande  que es como 24 veces el tamaño de mi país, bastante rico, pero por supuesto por la historia,  se ha encontrado en circunstancias de desventaja, pero pienso que ahora hay cambios interesantes, hay un proceso en Latinoamérica (…)

MR: ¿Por qué en no se ha dado una perspectiva más urbana como La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, porque no haber dado en la misma película Voces de Bolivia, una perspectiva también urbana?
Azurduy es un pueblo pequeño de unos 500 habitantes, hay tres partes, una es el pueblo otra es el campo y luego el encuentro de ambas en la fiesta de Santiago (…) Es  verdad que siempre me ha atraído el lado rural, de la diversidad cultural,  y más bien el punto de quiebre (…) porque en la ciudad muchas veces sucede la aculturación, pero es cierto que hay también una cierta facilidad de filmar en el campo, porque la imagen siempre va ha ser sumamente seductora.  Es cierto que hay otra Bolivia, y mi última película  Los Migrantes  tiene lugar en la ciudad de La Paz, en Buenos Aires, y en Berlín. Era un desafío para mí,  el camarógrafo se apuro, porque en el campo en cambio, siempre pasan cosas exóticas o raras para nosotros que venimos de ciudades Europa. Filmar una ciudad donde hay un taller textil en Buenos Aires, donde hay una empleada de casa en La Paz, donde hay un sin papel en Madrid son lugares que no tienen esa atracción, es un desafío, significa que tienes que interesarte todavía más en el retrato psicológico.

Evidentemente Bolivia no es solo campo, y más  ahora, con la migración es más urbano. Aunque las estadísticas en Sudamérica exageran, porque cuentan como ciudad lo que es más de 2000 habitantes, lo que no es cierto, por ejemplo, que por el Lago Titicaca sea ciudad. También  la gente que vive en las ciudades, muchas veces vuelven al campo porque trabajan en el sector informal, vende frutas y vuelven para la cosecha en su lugar de origen, para la fiesta anual, entonces no es una vía sin salida. Bolivia es un país donde hay menos criminalidad en sudamericana a pesar de ser el país más pobre en Sudamérica después de Guyanamo, pienso que es porque ha podido mantener ese rasgo comunitario, que todavía tiene ese rasgo de pertenencia.

MR: ¿Cuáles han sido tus referencias, como documentalistas contemporáneos?
(…)Hablando de Voces de Bolivia,  Pather Panchali (La Canción del camino, 1955) de Satyajit Ray, de la India, que es una trilogía reconocida de los años cincuenta. En Bolivia La nación Clandestina(1989), de Sanjinés,  fue una referencia para mí, porque es lo que vi en el campo boliviano, culturas milenarias que han sobrevivido; que la gente ha podido mantener su cultura, de manera un poco escondida, con una estrategia chueca.  Que no ha tenido una estrategia de confrontación frontal, más bien de apariencia de sumisión hacia el foráneo que ha venido a aprovechar de ellos,  pero manteniendo su cultura por dentro por 500 años. Y por ello tenemos ahora un despertar, por supuesto, son mezclas de culturas, pero es interesante la mezcla de los rasgos originarios  que se mezclan con otros (…) en mi última película Los Migrantes  muestro justamente el lado urbano, y termina con una canción de un rapero muy reconocido Abraham Bojorquez, su obra es una mezcla  de lo original (canta en aymara)  pero también de lo muy moderno, el rap,  que es un género que viene de Nueva York…  Me gusta también que no haya  necesariamente ese culto de lo autentico, que no quiere mezclarse. La cultura boliviana es todo un sincretismo, hay mezclas, hay partes más europeas, partes más indígenas.

MR: ¿Si la has filmado en 16 milímetros por qué la hemos visto en DVD?
Eso lo siento mucho, es una desgracia. Yo  tengo un formato que se llama Betacam ,  que es un formato profesional que  se ha mostrado en cines en Dinamarca, pero claro aquí no tienen ese formato. Como es súper 16, tendríamos que sacar una copia de 35 milímetros, sería la única forma de mostrarla en cine, costaría como 25.000 dólares, sería difícil. Es una desgracia y yo en general estoy muy en contra del DVD.

 

Audio Nota: 
COMENTARIOS



Ingresar un email no es obligatorio, pero si dejas tu e-mail se
te notificará cada vez que alguien más comente este texto.
 
CAPTCHA Image

[Otra Imagen]